TERMAS DE RÍO HONDO, RELAX EN LA CIUDAD TERMAL DEL PAÍS

 
Nada como una escapada a sumergirse en aguas termales para olvidarse del estrés y alcanzar un profundo bienestar en cuerpo, mente y espíritu. Eso sucede en Termas de Río Hondo, la ciudad con la mayor cantidad de pozos termales de Latinoamérica.
“Sos otro”, les dicen a quienes vuelven de Termas de Río Hondo, como si hubieran sido cambiados por diferentes personas. Es que el relax en este destino ícono de Santiago del Estero llega a tal punto que se pierden unos años y, efectivamente, se cambia. La mente se relaja y encuentra paz, el ceño y el cuerpo se distienden; las arrugas parecen desaparecer, los dolores que traíamos se van junto con el estrés y la piel rejuvenece.
Este no es un centro termal. Es toda una ciudad termal asentada en catorce napas mesotermales con agua mineromedicinal o, hablando en criollo, “una ciudad asentada en una gran palangana”. La tentación de sumergirse en ella es irresistible y no hay por qué detenerse; las termas más grandes de la Argentina y de Latinoamérica reciben a los viajeros durante todo el año.
La paz y el bienestar que generan estas aguas se siente en cada rincón de Termas de Río Hondo. En cualquier casa se abre la canilla y sale el curativo líquido, quizás eso explique la tranquilidad y alegría de la gente de la zona, siempre calma. Las aguas son carbo-ionizadas, ayudan a crecer a las células, mejoran la actividad orgánica, alivian a personas que padecen de reumatismos, problemas respiratorios, eczemas en la piel y psoriasis y mejoran la circulación y la digestión, entre otras tantas virtudes.
Los placeres de estar metido en el agua, de a ratos pero durante horas, se combinan con el ambiente histórico y cultural de la región. Hay cestería ecológica hecha de fibras vegetales con técnicas ancestrales y, conversando con los artesanos, los visitantes aprenden que ya los antiguos pobladores y los grandes incas hacían viajes a esta zona por las propiedades curativas del agua. Aquella motivación que era la búsqueda de salud sigue latente, y se le sumaron servicios y actividades apuntadas al bienestar general, por lo que cada vez llegan más viajeros. Ahí están, entonces, recibiendo un masaje a punto de quedarse dormidos, un tratamiento con cremas y esencias o tomando una copita de licor de poleo o de tuna que siempre alguien invita.
La famosa “hora de la siesta” quedó atrás en el tiempo. La ciudad está renovada, al punto de que los visitantes que ya estuvieron aquí no la reconocen. Hay actividades todo el día y también de noche, cuando los bares, boliches y las peñas despliegan su magia.
El encuentro con uno mismo y el disfrute están a la orden del día en cualquier momento del año. Y en invierno el sol acompaña gentilmente, es el momento ideal para ir a partir del lanzamiento de la temporada, generalmente a finales de mayo.
En el parque acuático El Dorado, toboganes y todo tipo de juegos entretienen a los niños que se ríen a carcajadas y no quieren salir del agua. El trencito urbano ayuda a recorrer los principales puntos atractivos de la ciudad (incluido el moderno autódromo internacional –donde se disputa el MotoGP-, una isla en el río Dulce o el Museo del Automóvil) y, a la noche, una buena obra de teatro corona la experiencia.
Hay hoteles para todos los gustos –cada vez con más opciones en tratamientos de spa- y cualesquiera con aguas termales. Y opciones gastronómicas variadas, con el chivito local y el dorado llevándose la mayoría de los aplausos de los comensales.
Es tal el remanso que dan ganas de repetir la experiencia y compartirla.
 
 
A Santiago del Estero se llega en avión al aeropuerto Vicecomodoro Ángel de la Paz Aragones o directo a la ciudad de Río Hondo al aeropuerto Termas de Río Hondo; en ómnibus o en auto, por la Ruta 34, 64 o la 9.

Direccion

Direccion: Libertad 417

CP: 4200 - Santiago del Estero

Telefono: (0385) 421-3253

E-mail: informes@turismosantiago.gob.ar


Ubicacion