NATURAL / Upianita


El histórico Camino Real que lleva a la feria Upianita, era un paso obligado para las expediciones que iban al norte en el 1800. Actualmente, casi todos los fines de semana los lugareños recrean en el camino las costumbres del pueblo, lo que lo convierte en un atractivo turístico sin igual. En el lugar, lo asistentes cuentan con un amplio menú que integra lo más típico de la cocina popular tradicional santiagueña. Desde empanadas de carne, pollo, vizcacha y charqui hechas en horno de barro, hasta lechones, cabritos y chivitos asados a la parrilla, pasando por quesos y quesillos elaborados de manera artesanal. También cuenta con un escenario natural y tradicional. Piso de tierra, una represa, bancos y mesas hechos con cortes de madera artesanales que componen el paisaje de esta feria típicamente santiagueña. Otros de los atractivos es el repertorio de chacareras, zambas y chamamés de grupos folclóricos. Así como los trabajos realizados por teleras y las artesanías en madera, cuero de cabra o vaca con técnicas de teñido y curtido milenario distinguen muy especialmente a los artesanos santiagueños, verdaderos e innatos artistas. El trayecto que lleva desde la capital de Santiago del Estero hasta Upianita, recorre algo más de 25 kilómetros y en toda su extensión se observan señoriales fincas alineadas a los costados de la ruta