REUNIONES / Dorados


El llamado ?tigre de los ríos? siempre es sinónimo de desafío. En la provincia la experiencia de pesca resulta vibrante en la búsqueda del dorado en las aguas de los ríos Dulce y Salado. El río Dulce atraviesa Santiago formando los humedales (esteros) que le dan nombre para bifurcarse luego en el río Saladillo, cuyo cauce principal alimenta dos embalses: Los Quiroga y Río Hondo, uno de los ojos de agua más grandes del país. Por su parte, el río Salado discurre por la provincia de norte a sur. Ambos ríos son destinos muy interesantes para los amantes de la pesca.